FAMILIA 21

Padre significa un distinto modo del amor (homenaje al padre)

Tany Giselle Fernández Guayana

Magíster en Educación y Desarrollo Humano. Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. Licenciada en Pedagogía Infantil. tany.fernandezg@gmail.com

 

 

Sé que, para algunos, la figura paterna no es la que mejor recuerden o tal vez, con la que menos presentan algún vínculo afectivo. Sé que no todos han tenido la oportunidad de pronunciar la palabra “padre”, “papá”, “papí” o “pa”. Y sé también que algunos, dada esa ausencia, preferirían continuar la vida sin éste. Ante esas experiencias, de algún modo, traumáticas, no se hace sencillo reivindicar la figura de un padre. Ahora, hay quienes también, por cosas de la vida, fueron criados y educados por sus papás (papá, tío, abuelo) a falta de la figura materna. De manera que, experiencias de vida filial son diversas y hoy, a esas personas que, a pesar de las vicisitudes con sus figuras paternas, desean convertirse en uno, y a esos hombres quienes se han arrojado a la tarea de la educación de sus hijos en solitario, comparto este artículo expositivo como tributo a su don, donación vista como otro lenguaje del amor y que lamentablemente hoy, todavía es atribuida exclusivamente a las mujeres.

 

Origen del día del padre

En 1910, Sonora Smart Dodd, ciudadana estadounidense, mientras escuchaba un sermón sobre el Día de la Madre en la Iglesia, le surgió la idea de rendir homenaje a su padre, quien la había criado en solitario a ella y a sus cinco hermanos, sin ayuda de nadie en una granja de Washington. Así que propuso la fecha para el 5 de junio, día en que su padre cumplía años.

 

“En 1924 llego la primera declaración oficial por parte del presidente Calvin Coolidge que apoyó la idea de establecer un día nacional del padre, aunque no fue hasta 1966 cuando llegó la declaración definitiva del presidente Lyndon Johnson, estableciendo la fecha para el tercer domingo de junio, para EEUU” (www.diainternacionalde.com, 2020, p.1).

 

Desde entonces, la fiesta ha trascendido las fronteras, culturas y religiones hasta el punto de celebrar el Día del Padre a lo largo del mundo y extendiendo el homenaje a los abuelos, los bisabuelos, los tíos y demás figuras paternas que puede llegar a tener una persona.

 

Celebración

Según el país, El Día del Padre se celebra en fechas distintas:

 

  1. El 19 de marzo en los países de tradición católica europea por coincidir con el Día de San José, el padre de Jesús.
  2. Varios países europeos y la mayoría de los países iberoamericanos adoptaron la fecha estadounidense: el tercer domingo de junio.
  3. Tomando como ejemplo de hombre y vida a San José, los países europeos y la mayoría de los países iberoamericanos dejan para el 19 de marzo la celebración del Día del Hombre.
  4. Colombia se une a la celebración el tercer domingo del mes de junio.

La paternidad como experiencia

Tal como sostiene Lebovici (en Nieri, 2012), el concepto de paternidad no solo significa ser padre en el sentido biológico del término, sino también poder imaginarse su descendencia. Así, la paternidad dejó de entenderse como una figura proveedora para pasar a ser un eje fundamental dentro del desarrollo familiar.

 

Según Papalia, Feldman y Martorell (2012, p.470): “Ser padre marca una importante transición en la vida de la persona. Además de los sentimientos de emoción, maravilla y asombro, la mayoría experimenta cierta ansiedad por la responsabilidad que conlleva cuidar a un niño, el compromiso y el tiempo que entrañan y la sensación de permanencia de la paternidad”.

 

De manera que ser padre no solo representa un desarrollo en el adulto y una nueva posición social. Implica un: “proceso psicoafectivo por el cual un hombre realiza una serie de actividades en lo concerniente a concebir, proteger, aprovisionar y criar a cada uno de sus hijos jugando un importante y único rol en el desarrollo del mismo, distinto al de la madre” (Oiberman en Nieri, 2012).

 

Ser padre provoca cambios en el estado de salud, en las relaciones, en las expectativas, en las habilidades y en la identidad personal y social (Schumacher y Meleis en Nieri, 2012). Newman y Newman (en Nieri, 2012) sostienen que las habilidades cognitivas y emocionales que se desarrollan en el proceso de la paternidad llevan a los hombres a poner en su orden vida, haciendo varias cosas en un solo tiempo, en donde es necesaria la preparación para el futuro, el aprecio de diferencias individuales y el logro de una relación simétrica con su pareja. Dicho desarrollo lleva implícito un contacto con nuevos niveles emocionales y nuevas formas de expresar esos sentimientos (Nieri, 2012, p.1).

 

De hecho, según los estudios, se puede evidenciar que hoy, los padres, participan más en la vida de sus hijos, en la crianza y en trabajo doméstico. En el 2000 los padres casados dedicaron 9.7 horas a las labores de la casa y 6.5 horas a la crianza, más del doble que en 1965 (Bianchi, 2006 en Papalia, Feldman y Martorell, 2012). Aunque la mayoría de los padres no participan tanto como las madres, el tiempo que estos pasan con sus hijos es casi igual al de las madres y aumenta conforme lo niños crecen (Yeung, Sandbelg, Davis-Kean y Hofferth en Papalia, Feldman y Martorell, 2012).

 

Padres e hijos

No cabe duda de que la influencia de un padre es definitiva. Cuando este se muestra afectuoso y cercano, repercute positivamente en su desarrollo psicológico, cognoscitivo y emocional, lingüístico, sexual y moral de sus hijos. Un padre influye notablemente en el desarrollo de la personalidad del niño desde los primeros meses de vida: otorga seguridad, no sólo al niño sino a la madre también (Jiménez, 2004).

 

Se ha evidenciad que la figura paterna también tiene una importante función en la configuración del autoconcepto y de la autoestima. Los hijos, apunta Rojas (2003), necesitan un modelo paterno para formar su yo, para consolidar su identidad, para desarrollar sus ideales y aspiraciones”. De manera que el padre cumple con una serie de funciones fundamentales en esa configuración: es canalizador de la frustración, es maestro de autocontrol y empatía, es puente a la vida exterior, es camino que posibilita al hijo enfrentar la realidad, es ayuda para que el hijo encuentre su identidad sexual, es modelo masculino de conducta y es guía espiritual (Castro, 2017).


 

Conclusión

La contribución del padre en el desarrollo de los hijos es igual de significativa que el de la madre, sólo que de un modo distinto. Paternidad, por tanto, es también transformación. Es un don incondicional donde el varón se vuelve partícipe y activo de la configuración de su identidad como padre.

 

Dentro de la educación de los hijos, los padres aportan lo más propio de sí y tiene igual importancia que lo que aporta una madre. En el fondo, ser padre significa “vivir a plenitud el lenguaje masculino del amor” (Castro, 2017, p.145). Negarle al hombre la paternidad constituye una enorme injusticia para la pareja y para los hijos que se ven privados de la participación masculina en lo cotidiano de la vida (Op.cit, 2017).

 

Desde esta perspectiva, la paternidad hoy se vive y se piensa por encima de los esquemas. Existe una mayor conciencia de la trascendencia de la paternidad y por eso pasa a ser una responsabilidad en la que se pone todo el destino personal.

 

Referencias

  • Castro, R. (2017). Reseña. La importancia de la paternidad. Revista de Psicología (Arequipa. Univ. Catól. San Pablo) 7(2), pp. 143-146.
  • Día internacional de. (2020). Día del padre. Disponible en: https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-del-padre
  • Jiménez, A.B. (2004). La paternidad en entredicho. Gazeta de Antropología, (20) artículo 19, pp.1-16 · http://hdl.handle.net/10481/7270
    Nieri, L. (2012). Nueva mirada hacia la construcción de la paternidad. Revista PsicologíaCientífica.com Disponible en: https://www.psicologiacientifica.com/paternidad-responsable/
  • Papalia, D., Feldman, R y Martorell, G. (2012). Desarrollo Humano. Colombia: McGraw Hill
  • Rojas, L. 2003 La pareja rota. Madrid, Espasa Calpe.

Para la utlización de cualquier información publicada en este portal web, se recomienda la citación del autor o autora principal así como el secundario, según el caso. Por su parte, se da fe que cada artículo publicado presenta las correspondientes citas y bibliografía.

Escribir comentario

Comentarios: 0