FAMILIA 18

El duelo en la infancia. Una posiblidad de acercarse a la vida

Tany Giselle Fernández Guayana

Candidata a Magíster en Educación y Desarrollo Humano. Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. Licenciada en Pedagogía Infantil. tany.fernandezg@gmail.com

 

 

Es un error como adultos, considerar que los niños, por estar en su mundo infantil, no han de comprender lo que significa una pérdida y peor aún, que no les afecta. Los niños viven la muerte de algún ser querido de una manera más viva que nosotros, sólo que se caracteriza por ser distinta. Por ello, se hace necesario que, como sus familiares y agentes educativos, evitemos excluirlos a fin de que puedan manifestar sus sentimientos, dudas y temores. De esta manera, conseguiremos llevar el duelo de manera próspera y responsable.

 

Cuando una familia experimenta una pérdida, surgen cambios en las dinámicas: hay que tomar decisiones, enfrentarse a otras rutinas y vivir el dolor. Cada uno de los integrantes lo siente de manera distinta, hasta los más pequeños (Sierra y Rendón, 2009). Lamentablemente, son varios los mitos los que limitan hacer empatía con lo que sucede en el mundo interior de un niño al momento de enfretarse a la muerte de un ser querido (Artaraz, Sierra, González & otros, 2017): “los niños no se dan cuenta de lo que sucede tras una pérdida”, “los niños no elaboran el duelo”, “Debemos protegerlos, por lo que es mejor disimular y no mostrar nuestro dolor”, “En la infancia no se comprenden los rituales y además les pueden traumatizar”. Proteger del dolor a los niños, excluyéndolos de la información, podría ser perjudicial para su desempeño ante las vicisitudes a las cuales se verán enfrentados a lo largo de la vida.

 

Ahora bien, recordemos que los niños, según su etapa de desarrollo, experimentan de forma distinta una pérdida. Como a los más pequeños se les dificulta expresar lo que están pensando y sintiendo, lamentablemente no logramos comprenderlos, haciendo como si a ellos no les afectara. La realidad es que, de alguna manera, ante la muerte de alguien cercano, ellos expresan la tristeza, el miedo a que otros seres queridos mueran, el temor a quedarse solos, sueñan sobre la muerte y se tornan irritables o del mal humor (Sierra & Rendón, 2009).

 

Para cada niño, la manifestación es distinta, por consiguiente, se esboza de manera general, algunas características del pensamiento y las reacciones ante el duelo, según las etapas del ciclo vital de la infancia (Sierra & Rendón, 2009; Artaraz, Sierra, González & otros, 2017):

 

Desde 0 hasta los 5 años

cARACTERÍSTICAS DEL PENSAMIENTO

Creen que la vida es permanente.

 

Se cree que el cuerpo de la persona fallecida funciona: que puede oír, hablar, sentir.

 

Creen que la muerte fue a causa de sus pensamientos (por alguna pelea que tuvieron antes). Dada su imaginación se sienten entonces culpables.

 

Creen que el ser querido volverá a la vida.

 

La muerte se relaciona con la vejez o enfermedad.

 

rEACCIONES ANTE LA PERDIDA

Se presenta una ansiedad ante la separación.

 

Los más grandes creen que la muerte es un sueño, un viaje.

 

Presentan rabietas.

 

Buscan constantemente de la figura de su cuidador predilecto.

 

Presentan irratibilidad y mal humor.


Desde los 6 hasta los 10 años

cARACTERÍSTICAS DEL PENSAMIENTO

Se cuestionan si la muerte es posible para ellos y para sus demás seres queridos.

 

Saben que el cuerpo deja de funcionar.

 

Saben que sus pensamientos no son causantes de la muerte o el regreso de alguien.

rEACCIONES ANTE LA PERDIDA

Se presentan comportamientos de negación: son agresivos, se muestran muy contentos o con mas ánimo para jugar.

 

Se le atribuye al ser querido el mantenimiento de una relación imaginaria.

 

Expresan su tristeza de forma verbal.

 

Les da miedo a que otros seres queridos mueran.

 

Les da miedo quedarse solos.

 

Les da miedo morir.

 

Sueñan sobre la muerte.

 

Somarizan.

 

Presentan mal humor.


 

Teniendo en cuenta lo anterior, se hace indispensable que las familias y agentes educativos acojamos a los más pequeños cuando se vive la pérdida de un ser querido. ¿Cómo hacerlo?, La psicóloga Maribel Cristina Rendón (2009) y la Guia sobre el duelo y la infancia y adolsecencia del CMB (2017) nos ofrece las siguientes pautas:

 

QUIEN: Que sea sensible y afectuoso con el niño, y que logre con paciencia, responderle todas sus dudas.

 

CUANDO: Lo más pronto posible

 

DÓNDE: Lugar tranquilo, silencioso y seguro

 

CÓMO:

  1. Ser claros y sensibles
  2. Aceptar la tristeza de la situación
  3. No disimular el dolor propio
  4. Responder a las preguntas del niño
  5. Explicar las causas de la muerte con naturalidad y lenguaje sencillo.
  6. Evitar eufemismos, metáforas: “se fue a un sitio mejor”, “se fue a otro mundo”..
  7. Llevarlos al funeral por un momento prudente. Este es un ritual de despedida favorecedor. Por supuesto, hay que explicarles en qué consiste y por qué se hace.

 

De manera que, ante una sociedad donde se le da la espalda a la muerte y se le considera un tema incómodo, se hace impresindible rescatar su importancia. Tanto para los niños y para los adultos, la pérdidad de un ser querido es un tema dificil pero no imposible de trabajar, requiere de un proceso y de una red de apoyo para superarlo. Vivir el dolor también es un elemento indispensable en la vida de una persona, así que visibilar la voz del dolor posibilitará en el niño y en la familia, la adaptación al cambio y la búsqueda de un nuevo sentido de la vida. Negar la muerte, el sufrimientol y el dolor, nos estaría cerrando la realidad y la capacidad de resiliencia.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

  • Artaraz Ocerinjaúregui, B., Sierra García, E., González Serrano F., García García, J.A., Blanco Rubio, V. & Landa Petralanda, V. (2017). GUÍA SOBRE EL DUELO EN LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA. Formación para madres, padres y profesorado. Bizkaia: Colegio de Médicos de Bizkaia
  • Sierra Uribe, G. & Rendón Orozco, M. (2006). De la mano con los niños. Acompañamiento integral en el duelo infantil. Bogotá: SAN PABLO

Para la utlización de cualquier información publicada en este portal web, se recomienda la citación del autor o autora principal así como el secundario, según el caso. Por su parte, se da fe que cada artículo publicado presenta las correspondientes citas y bibliografía.

Escribir comentario

Comentarios: 0