REFLEXIONES: Black Friday

El Black Friday: de las rebajas materiales a las espirituales

Tany Giselle Fernández Guayana

Candidata a Magíster en Educación y Desarrollo Humano. Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. Licenciada en Pedagogía Infantil.

  tany.fernandezg@gmail.com

 

 

El aclamado “Black Friday” es para muchos, la época más esperada por su influencia en el bajo costo de los productos, que, durante los demás días años han mantenido su valor original. Este día se ha popularizado hasta el punto que las personas pelean por el hecho de adquirir algún producto en rebaja. No obstante, este día no debería aplicarse exclusivamente a lo comercial, ¿por qué no “rebajar” ciertos comportamientos espirituales que ponen en deterioro nuestra alma?.

Orígenes

Se originó en Filadelfia, en 1961, donde se utilizaba para describir el denso tráfico de gente y vehículos que abarrotaba las calles al día siguiente de Acción de Gracias. Fue popularizándose hacia 1966 por lo policías de tránsito que observaban aquel suceso y se extendió desde entonces al resto de los estados a partir de 1975.

 


Black Friday en economía

Posteriormente, surgió una explicación diferente, refiriéndose el término “negro” a las cuentas de los comercios, que pasan de números rojos a negros gracias al superávit. En la tradición de los pequeños comercios en el mercado, tras un año entero de pérdidas (es decir, números rojos), por fin, tras el día de Acción de Gracias, llegaba la época navideña, día a partir del cual comenzaban los beneficios, y con ellos, en lugar de números rojos, se producían “números negros”.

 

Habitualmente ha sido el día de mayor movimiento comercial de todo el año desde el 2005. En el 2013, aproximadamente 141 millones de personas en los Estados Unidos compraron durante el viernes negro, gastando un total de 57 400 millones de dólares, con ventas de la red llegando a 1 200 millones de dólares. 

 


¿Qué hay que aprovechar del Black Friday como personas?

Actualmente, este momento del año, es enfocado a la compra y venta de productos de manera masiva a precios considerables y accesibles para las personas y las familias. Sin embargo, adquirir productos suple sólo una necesidad particular del ser humano, nos enfocamos tanto en dejarnos llevar por lo material, que olvidamos que lo que verdaderamente no hace felices es el bien espiritual. 

 

Por eso hoy, te invito a hacer las rebajas en los siguientes aspectos:


Si en dado caso te interesa utilizar apartados de mis artículos o blogs, bien puedes hacerlo, sólo recuerda citar la fuente que consultaste. Puedes darte cuenta que yo referencio y doy crédito a ciertas frases o párrafos. Al fin y al cabo, muchas cosas ya están dichas, sólo que como escritores intentamos darle nueva vida a la palabras y a las ideas.


Escribir comentario

Comentarios: 0