EDUCACIÓN: Cadena de favores

La cadena de favores como competencia social

Tany Giselle Fernández Guayana

Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. Licenciada en Pedagogía Infantil.

  tany.fernandezg@gmail.com

 

 

Cadena de favores (título original en inglés, Pay It Forward) es una película estadounidense de 2000, dirigida por Mimi Leder. Está protagonizada por Haley Joel Osment, Kevin Spacey, Helen Hunt y Jon Bon Jovi. La historia está basada en la novela homónima de Catherine Ryan Hyde.

 

Sinopsis

Un niño imagina un curioso sistema para mejorar el mundo; hacer favores desinteresadamente. Para sorpresa de todos, la generosa propuesta causa furor entre la gente. Entretenida comedia con toques dramáticos. Es basada en la novela homónima de Catherine Ryan Hyde.(Filmaffinity).

 

Estas son las reglas (decine21)

La cadena de favores del film no puede hacerse de cualquier manera. Éstas son las reglas de Trevor para que la cosa funcione:

1) Tiene que ser algo que realmente ayude a las personas

2) Tiene que ser algo que no puedan hacer por sí mismas

3) Yo lo hago por ellas, pero ellas deben hacer a su vez por otras tres personas.

 

Así que ya no tienes excusa para salvar el mundo

La película Cadena de Favores ha sido una de las más reconocidas a nivel mundial por su excelente reparto, actuación y sobre todo, por su excelente mensaje. A lo largo de ésta, se puede evidenciar cómo cada personajes refleja una idea de ser mejor motivada por agentes externos que luego es convertida en una motivación interna. Al final, cada uno opta por querer el bien de los demás. Sin embargo, más allá de esto, el personaje principal nos resalta la idea de que el mundo no es exactamente lo peor, éste puede llegar a ser maravilloso si el cambio comienza desde cada persona. Es por ello que, a continuación se hará un análisis de los aspectos relevantes de la película en contraste con los postulados de la Competencia Social y Educación Cívica trabajados por Noelia López, Concha Iriarte y María del Carmen González, muy destacados en la educación de jóvenes y niños actualmente.

 

Para comenzar, es necesario hablar sobre el profesor Mr. Simonet, pues se evidencia que tiene muy clara la función de la escuela “ejercer una acción humanizadora” dado que no se centra en desarrollar los contenidos académicos de su asignatura por aparte, sino que vincula éstos a través de la vida diaria de los niños (transversalidad); él los hace reflexionar sobre la influencia de sus actos a nivel social, los hace tomar un rol activo para que puedan construir el mundo y ante todo, les hace énfasis sobre poner en marcha el plan, aspecto que se relciona con el acto de buscar coherencia entre la teoría y la práctica. Lo dicho, se irradia cuando el profesor les deja la tarea de pensar en una idea para cambiar el mundo y ponerla en acción.

Por otro lado,  se evidencia que a pesar que Mr. Simonet pretende generar un impacto en sus estudiantes, él interiormente no lo practica. Dichas incoherencias generan que desde el currículo oculto los estudiantes no le encuentren sentido a la tarea, como sucedió cuando Trevor lo ayudó a mantener la relación con su mamá y éste por temor, se alejó de ella. En definitiva, Mr. Simonet presentaba una baja auto-asertividad, debido a que defendía sus propios derechos y opiniones sin tener en cuenta los de los demás. Así mismo, se evidencia que sus habilidades socio-emocionales debían ser potencializadas porque se le dificultaba controlar sus emociones, no se automotivaba, tenía escasa aceptación y no controlaba las relaciones sociales. Lo dicho anteriormente, se refleja cuando él le dice a la mamá de Trevor que no puede seguir con la relación amorosa por temor a que lo rechace por su aspecto físico. Adicionalmente, se analiza que presenta algunas características de incompetencia social por defecto puesto que suele ser tímido y porque no responde a las interacciones con otros, como cuando la Aleine le pide que luchen juntos por la relación. A esto se le denomina:  comportamiento de internalización: dificultad emocional para integrarse con personas.

 

En segundo lugar,  hay que destacar las actuaciones de Aleine, la mamá de Trevor. Ella puede ser un reflejo de incompetencia social, debido a que sus actuaciones hacen que sea rechazada, que recurra al aislamiento y que tenga relaciones conflictivas las cuales alimentan su depresión así como su consumo incontrolado de alcohol. Tales conductas, se observan cuando ante una situación difícil busca escape en el alcohol, cuando le pegó a Trevor, cuando llegó del trabajo a hacer las labores diarias y cuando discutió con Mr. Simonet sin justificación alguna por las tareas asignada resaltándole sus defectos físicos. De la misma manera, se analiza que cuando se deja manipular de su ex esposo manifiesta una asertividad pasiva, pues no toma el control de sus actos. Pasa su vida de manera indiferente y se ha negado la oportunidad de rescatar su valor ocmo persona a través de la coexistencia, especialmente con su hijo.

 


En tercer lugar, pero no menos importante es el papel de Trevor. Éste niño con tan solo 11 años, demuestra que entre más pequeña sea la persona más alta es la sensibilidad por el otro, pues él sin darle importancia al qué dirán, sale de sí mismo para ir más allá y observar las verdaderas necesidades de su comunidad; él es un vivo reflejo de competencias ciudadanas. Trevor es un niño que tiene asertividad, habilidades sociales y por ende competencias sociales, presenta además un excelente desarrollo socio-emocional, altruismo y una conducta prosocial extraordinaria. Lo anterior, se justifica porque sus conductas expresan sentimientos, actitudes, deseos y opiniones de una forma directa, firme, sincera y no violenta a la vez que respeta a los demás, como cuando le dice a su mamá las consecuencias de no tomar el control de sus actos. De igual manera, ésta conducta asertiva, se observa cuando le dice al profesor que es un cobarde al no querer cambiar su vida en beneficio de otra persona que lo necesita, solo por le temor al rechazo. Trevor siempre quiso ayudar a los demás, por eso lo hacía de forma directa y sincera, sin ofender el rol que tenían los adultos en su vida.

 

De otro lado, Trevor denota que tiene habilidades sociales porque a partir de su situación contextual aprende a comportarse para desenvolverse tanto en su hogar como en el colegio. En éste mismo aspecto, se observa que es un líder a pesar que no tenga muchos amigos, pues a través de sus iniciativas ayudando a quienes más lo necesitan (mendigo, su mamá y el profesor) consigue el éxito personal -sentirse orgulloso por haber alcanzado un logro-, como cuando el periodista lo encuentra y le dice que su cadena de favores ha llegado hasta las personas más lejanas del país. Ligado a esto, Trevor también desarrolló competencias sociales porque a nivel comunicativo, cognitivo y emocional se comportó adecuadamente según las situaciones que se le presentaban; él nunca se sobresaltó, agredió física o verbalmente a alguien sino que en una actitud serena y firme hacía reflexionar a los demás. Es por ello que deja un impacto en su entorno, el cual se ve reflejado en las tres personas a quienes ayudó y que éstas a su vez, realizaron tres favores hasta el punto de lograr que toda una comunidad reconociera la maravillosa obra de genrosidad en la hora de su fallecimiento.

 

En cuanto a sus competencias socio-emocionales y la conducta prosocial, se evidencia que Trevor tiene un alto conocimiento de sus propias emociones porque no se deja dominar por ellas cuando nota que no funciona su cadena y cuando se enfrenta a sus compañeros por salvar a su amigo. Aquí, él no se rinde, sino que por el contrario, se automotiva para seguir intentando que las personas cumplan sus favores y poder vencer sus miedos. En cuanto a la conducta prosocial, efectivamente Trevor se dirige a beneficiar a otros por voluntad propia sin esperar nada a cambio, cosa que se observa cuando mencionó que no le importaba si había sacado una buena nota por el esfuerzo, pues lo que verdaderamente le importaba era obtener un resultado en las personas.


Finalmente, se puede decir que la película nos muestra que el mundo no es exactamente lo peor, éste puede llegar a ser maravilloso si el cambio comienza desde cada persona. Todo se puede lograr siempre y cuando empecemos a cambiar nosotros mismos, dejando de lado los vicios, viendo más allá de lo que ocurre en nuestra rutina y saliéndonos de nosotros mismos para así darle la mano a otro y tener el valor para tomar la de otra persona.

 

Bibliografía:

  • López, N., Iriarte, C. & González, M. Del C. (2004). Aproximación y revisión del conceto Competencia Social. Revista española de pedagogía. N.227. pp. 143-156. Disponible en: webcache.googleusercontent.com
  • López, N., Iriarte, C. & González, M. Del C. (2006). La competencia social  y el desarrollo de comportamientos cívicos: la labor orientada del profesor. Estudios sobre educación. N.11. pp.127-147. Disponible en: www.dadun.unav.edu

Si en dado caso te interesa utilizar apartados de mis artículos o blogs, bien puedes hacerlo, sólo recuerda citar la fuente que consultaste. Puedes darte cuenta que yo referencio y doy crédito a ciertas frases o párrafos. Al fin y al cabo, muchas cosas ya están dichas, sólo que como escritores intentamos darle nueva vida a la palabras y a las ideas.

Escribir comentario

Comentarios: 0