HUMANIDADES 5

Antes que termine el día

Tany Giselle Fernández Guayana

Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. Licenciada en Pedagogía Infantil. tany.fernandezg@gmail.com

 

Esta frase, aclamada también por la película con el mismo título traducido al español, podría referirse a una máxima que, sin lugar a duda, todas las personas deberían reflexionar día a día. Sin caer en pesimismos, se debe ser consciente de la realidad que se vive por el hecho de ser personas: la finitud. Es por dicha razón que se dice a voz pública que “se disfrute el día como si fuera el último” puesto que, en efecto, no se sabe qué pueda pasar. Y es que el hecho de crear conciencia acerca de esta finitud es el mayor motivo para que cada uno desde su realidad, dé lo mejor de sí mismo en su cotidiano vivir. En pocas palabras, que el hecho de pensarse sobre la vida sea una forma de llegar a la plenitud y a la tranquilidad, porque: “antes que termine el día yo daré lo mejor por esta persona”.

 

 

Análisis

Ian y Samanta eran novios, ella era una mujer encantadora, llena de vida, sensible y amorosa, especialmente con su novio. Por el contrario, Ian era un hombre a quien le interesaba el bienestar propio a través del trabajo. Ante las actitudes hostiles y de indiferencia de Ian, Samantha decidió terminar con él: Ian olvida el día del concierto de Samanta, no le da importancia a la carta que el hace su mejor estudiante de la academia musical y no permite que conozca a su familia.

 

Todo empeora de a pocos e Ian duda sobre sus sentimientos por Samantha. Al coger un taxi ante la desesperación, el conductor, de manera sabia aborda el problema hasta el punto de hacer reflexionar a Ian quién le pregunta: ¿Cómo puedo hacerla feliz? Y el taxista le contesta: “simplemente ámela”.

 

Desde el punto de vista de Samantha, la misma historia se relata de la siguiente manera: luego del concierto, Ian la invita a cenar, allí hubo una conversación que la dejó desilusionada, pues Ian le dijo que la “adoraba” para lo cual, ella contesta: “yo no quiero ser adorada, yo quiero ser amada”. Ian en efecto, no tenía claridad sobre lo que implica amar, probablemente tenía miedo de establecer una relación porque pensaba sólo en su bien y así se lo hace entender Samantha: “yo soy, me siento tu segunda prioridad”. Ante la tristeza, Samantha salió y cogió un taxi (el mismo de Ian, con el conductor misterioso). Ella le dio la dirección y le pidió partir así Ian quisiera entrar para arreglar “las cosas”, de lo cual, se arrepintió porque en el segundo semáforo, el taxi fue estrellado por un carro que iba a gran velocidad.

 

Luego de haber sufrido por la pérdida de su novia, Ian leyó el diario de Samantha y encontró frases que lo dejaron pensando, en seguida se durmió y cuando despertó al otro día se dio cuenta que Samantha estaba a su lado: viva, pero no pudo entender por qué. El día continuó su marcha sólo que se estaba repitiendo el día anterior. Al hacer conciencia sobre lo que estaba viviendo, Ian comprendió que la vida le estaba dando una segunda oportunidad, por consiguiente, decidió regalarle el mejor día de su vida. Ian la llevo a viajar en tren para que conociera sus raíces familiares, paso la noche con ella entregándole su amor, la acompañó al concierto y le brindó la posibilidad de cantar para dar a conocer su voz ante un público importante. Posteriormente, la llevó a divisar el paisaje por una rueda de la fortuna y la invitó a cenar a una restaurante (al mismo del día anterior, donde discutieron). Mientras comían él le dio una pulsera con distintos dijes que representaban los momentos más importantes que habían vivido juntos.

 

Todo lo anterior, demuestra que Ian comprendió por qué Samantha era importante para él, es que su vida no tenía el mismo sentido sin ella, es que ella siempre quiso sacar la mejor versión de él. Ian entonces comprendió lo que significa el amor:  buscar el bien del ser amado a través del darse sincero así cueste algún sacrificio.

 

Luego de terminar la cena, ambos salieron a coger el taxi para regresar a casa y en esos momentos Ian le declaró su amor a Samantha con estas palabras:

 

“te he querido desde que te conocí, no me he permitido sentirlo, solo hasta ahora, siempre he pensado en el futuro, tomaba decisiones solo para mí, hoy gracias a ti, cada decisión es diferente en mi vida, a cambiado por completo y he aprendido que si lo haces así vives al máximo y no importa si te quedan cinco minutos o cincuenta años, de no ser por ti, de no ser por hoy, jamás sabría lo que es el amor, gracias por ser la persona que me ha enseñado a amar y ser amado”


 

Al respecto, se puede entender Ian se dio la oportunidad de ver más a allá de la relación que tenía, se dio cuenta que necesariamente él debía dar de sí por otra persona y no para sí mismo porque, ser amado, significa el cincuenta por ciento de una relación, debía ahora brindar de sí mismo el otro cincuenta, así como siempre lo hizo Samantha con él.

 

Ahora, después de haberle declarado Ian su amor a Samantha, ambos se suben al taxi del chofer misterioso quien esbozaba una sonrisa. Al llegar al segundo semáforo sucedió lo que tenía que suceder, un carro estrelló de manera brutal el taxi por el lado donde se encontraba Ian quien la abrazó segundos antes en señal de protección. Minutos después, Samanta despierta en el hospital.  

 

 

Conclusión

Esta es una historia que impacta, pero que además ayuda a recobrar el sentido del amor. Aquí se puede observar que el amor se da cuando se sale del interés propio y en cambio, se piensa en el bien del otro. Así realmente se puede ser feliz, como cuando se da todo por una carrera profesional, por un hijo o por un amigo, sin importar las vicisitudes, sin importar si no se recibe algo a cambio. En el amor lo que se recibe es la satisfacción de haber dado lo mejor. Eso si que es felicidad. El hecho de salir de sí por el bien de otros es una manera única que tiene el ser humano para ser feliz en diferentes contextos de su vida. ¿A que no eres feliz cuando das todo por algo o por alguien?.

 

Así mismo, la película da a entender que en cualquier momento nos podemos morir y que por eso debemos dar lo mejor de nosotros “antes de que termine el día” porque para después puede ser demasiado tarde.

 

Referencias:

 

  • Melendo, T. (2008). 8 lecciones del amor humano. Eunsa: España

Para la utlización de cualquier información publicada en este portal web, se recomienda la citación del autor o autora principal así como el secundario, según el caso. Por su parte, se da fe que cada artículo publicado presenta las correspondientes citas y bibliografía.

Escribir comentario

Comentarios: 0