EDUCACIÓN: Humanidades

Una nueva mirada a la educación: para las personas

Tany Giselle Fernández Guayana

Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. Licenciada en Pedagogía Infantil.

  tany.fernandezg@gmail.com

 

Con los tiempos modernos, donde las personas estamos inmersas en un bombardeo por las fuentes de información, la tecnología, consumismo y egocentrismo, se hace necesario replantear el enfoque educativo con el que se ha trabajado. No dudo que todo lo que ha creado el hombre nos han ayudado en el quehacer pedagógico, pero a veces, quedamos tan alienados con su eficiencia que lo convertimos en fin y no medio.

 

Es por eso hay que devolverle el sentido a esta labor, puesto que sin su principal actor: el estudiante, sería difícil ejercerla. Y es que los educadores, profesores, padres, tutores, acudientes entre otros, trabajamos con las personas: somos personas para otras personas. He aquí, la propuesta del enfoque humanista en la educación.

 

¿Por qué el humanismo?

Esta es una teoría que reconoce a la persona como un ser que se caracteriza por ser diferente en su forma de ser, pensar y actuar con los demás lo cual posibilita, a través de la experiencia, su pleno desarrollo y potencial humano.

 

¿De dónde viene?

En primer lugar, desde el movimiento de la psicología humanista, el cual entiende al ser humano como un ser libre, el cual posee un margen de acción y de elección del cual es responsable.

 

¿Cuáles son las características de este enfoque? (García Fabela, 2010).

  1. El ser humano es una totalidad, es un ser holístico cuyo objetivo consiste en estudiar al ser humano en su totalidad y no fragmentadamente.
  2. El ser humano tiende naturalmente a su autorrealización formativa. Ante situaciones negativas y positivas trasciende, lo cual le permite potencializarse. 
  3. El ser humano es un ser inserto en un contexto humano, y vive en relación con otras personas.
  4. El ser humano es consciente de sí mismo y de su existencia. Se conduce de acuerdo con lo que fue en el pasado y preparándose para el futuro.
  5. El ser humano está provisto con facultades de decisión, libertad y conciencia para elegir y tomar sus propias decisiones. Estas facultades lo convierten en un ser activo, constructor de su propia vida.

¿Cuál es la relación del humanismo con la educación?

El ser humano desde pequeño es libre de sus y a medida que crecer, va llevándose así mismo a un plano responsable hasta el punto de formar su futuro, todo ello a través de la propia experiencia de vida y los aprendizajes que construye día a día. Se define como el tipo de educación indirecto, donde el profesor permite que los estudiantes aprendan mientras impulsa y promueve todas las exploraciones, experiencias y proyectos que éstos preferentemente inicien o decidan emprender a fin de conseguir aprendizajes vivenciales con sentido (Carolas, 2011).

 

Juan Amós Comenio (1592-1671) en su obra Didáctica Magna se adelantó a este enfoque con los siguientes postulados: “Todos deben aprender de todo” con lo cual asegura que el aprendizaje no consiste en obtener un saber profundo y perfecto de todas las disciplinas, sino en apropiarse de los fundamentos y el fin de cada una de ellas. Adicionalmente, propone la motivación del estudiante a través del cultivo de sus sentidos, para terminar más tarde en el cultivo de la voluntad, puesto que la persona se desarrolla por sí misma sus propias facultades y llega a formarse una personalidad original (García Fabela, 2010).

 

¿Cuál es el papel del estudiante?

los estudiantes son personas únicas y diferentes de los demás; personas con iniciativa, con necesidades personales de crecer, con potencialidad para desarrollar actividades y para solucionar problemas creativamente. En su concepción, los estudiantes no son seres que sólo participan cognitivamente sino personas con afectos, intereses y valores particulares, a quienes debe considerarse en su personalidad total. (Aguilar Andrade, Aguilar González, & Ortega Cacique, 2014).

 

Conclusión

Como los educadores nos caracterizamos por ser personas que trabajan por las personas, no debemos olvidar que el humanismo rescata al otro como un ser idéntico a mí. Por lo tanto, la educación debe enfocarse en ayudar a que los demás, encuentren su verdadero sentido con la entrega a otros. 

 

Decálogo de todo educador humanista

Profesor, padre, madre, hermano, acudiente, tutor 

“Gobernar almas no es el propósito final del docente humanista, sino formar a los estudiantes en la toma de decisiones dentro de ámbitos donde prime el respeto a los derechos de la persona” (Carolas, 2011; García Fabela, 2010). Dentro de sus rasgos se encuentran:

 


1

Has de ser un maestro interesado en el estudiante como persona integral

3

Serás auténtico y genuino como persona y así te mostrarás

5

Rechazarás las posturas autoritarias y egocéntricas

7

Respetarás sus percepciones acerca de la vida dándole libertad de elección

9

Utilizarás tus conocimientos como guía para que descubra sus propias habilidades

2

Fomentarás en su entorno el espíritu cooperativo

4

Comprenderás a tus estudiantes poniéndose en el lugar de ellos (empatía)

6

Ayudarás    a    que   tomen   un   rol   activo en   su   aprendizaje

8

Motivarás la autoevaluación reflexiva para que le dé significado a su propia   experiencia

10

Darás lo mejor de ti como persona para otra persona

 


Bibliografía


Si en dado caso te interesa utilizar apartados de mis artículos o blogs, bien puedes hacerlo, sólo recuerda citar la fuente que consultaste. Puedes darte cuenta que yo referencio y doy crédito a ciertas frases o párrafos. Al fin y al cabo, muchas cosas ya están dichas, sólo que como escritores intentamos darle nueva vida a la palabras y a las ideas.

Escribir comentario

Comentarios: 0